¿Has recibido un mensaje con estas misteriosas coordenadas de Google Maps: 52.376552, 5.198303? A primera vista podría tratarse de la escena de un horrible crimen. La imagen de satélite captada por el servicio de mapas online ha provocado la especulación entre los usuarios de las redes sociales tras alcanzar gran difusión. Tras muchas teorías han llegado incluso a plantear la posibilidad de que se tratase de un asesinato que había podido quedar impune.

La instantánea ha sido tomada en la ciudad de Almere, en Holanda, y en ella se aprecia lo que parece ser un «rastro de sangre» en un muelle. La escena se desarrolla a plena luz de día por lo que el autor del supuesto delito sería muy poco «cuidadoso».

La foto fue publicada en el medio social de noticias, Reddit, bajo el titular «Un asesinato cerca de mi casa en Google Maps», y desde su difusión la imagen ha llegado incluso a ser propagada por aplicaciones de mensajería instantánea como Whatsapp.

«Un rastro de agua»

El misterio, sin embargo, ha sido desvelado pronto. Lo que se observa en la imagen no es realmente un «rastro de sangre», sino la señal dejada por un perro mojado, llamado Rama, después de salir de un lago.

La vista de Google Maps muestra lo que parece ser un «rastro de sangre» en la orilla de un lago en Beatrixpark. Al final del recorrido se observa a dos personas de pie junto a un «cuerpo» y parece que se disponen a arrojarlo al agua. Sin embrago, las investigaciones llevadas a cabo por los fans de Reddit revelaron que la «escena del crimen» no es real.

Tras saltar a la luz la noticia la dueña del animal ha contado su sorpresa al descubrir que en la extraña imagen viral se veía a ella con un amigo jugando a la pelota con su perro.

«Cuando vi la foto me di cuenta, es mi perro» declaró a The Sun, «es muy gracioso que todo el mundo pensara que es un asesinato» afirmó. Caso cerrado.

Via abc de sevilla

Una duda frecuente entre aquellos autónomos que crean una sociedad es la manera en que deben ser retribuidos sus servicios, si mediante una nómina o mediante una factura. Las dos opciones pueden ser válidas, en este artículo analizamos las cuestiones a considerar: los casos en que se puede optar por una nómina o por una factura, las retenciones a practicar en el caso de la nómina y la importancia de la estipulación de la retribución de los administradores en los estatutos.

Opciones

A modo de resumen, se puede decir que las cantidades satisfechas por la sociedad a su socio-administrador son deducibles en tanto que:

  • Está previsto su abono en los Estatutos sociales.
  • Consta la prueba de su dedicación personal a las labores de gerencia de la empresa, su nómina y el correspondiente alta en la Seguridad Social.

Si el socio posee el 50% o más de la sociedad, no puede cobrar nómina como empleado. Teniendo dos opciones:

  • Cobrar nómina como administrador (si los estatutos lo contemplan), con una retención del 42%, para el año 2013, pasado este año seguirá siendo del 35%.
  • Cobrar como autónomo, facturando sus servicios, con IVA del 21% y retención del 21% (9% para los nuevos autónomos, en el año en el que se dan de alta y los dos siguientes, con la condición de no haber realizado ninguna actividad en el año anterior).

Si el socio tiene menos del 50%, depende de la naturaleza de los servicios que cobre:

  • Si se consideran servicios de administrador (y están contemplados en los estatutos), podrá cobrarlos con una retención del 42%
  • Si se trata de otros servicios profesionales, habrá que estar a si se califican de trabajo por cuenta ajena o por cuenta propia. Si se considera que trabaja por cuenta ajena, cobrará una nómina, con retención según tablas. Si se considera que trabaja por cuenta propia, deberá hacer factura, con IVA y retención del 21% (o 9%, en su caso).

 

Los estatutos y la retribución de los Administradores

La retribución de los administradores debe constar en los estatutos de la sociedad y puede adoptar diferentes formas: dietas por asistencia, retribuciones constantes o variables por participación en los beneficios de la entidad, etc. Cualquiera que sea la forma que adopte, la retribución a los administradores es gasto contable, si los estatutos prevén el carácter remunerado del cargo.

Sin embargo, no es gasto deducible la retribución a los administradores cuando los estatutos no permitan determinar de forma precisa su importe. Para la deducibilidad de la remuneración del órgano de administración es necesario que los estatutos establezcan su cuantía de forma determinada o determinable.

Tratándose de socios de la entidad a la que prestan su trabajo, cualquiera que sea el régimen de la Seguridad Social de ese trabajador, el importe de su retribución es gasto de personal para la entidad, deducible a efectos fiscales, siempre que respondan a la prestación de servicios personales para las actividades desarrolladas por la sociedad y no retribuyan capitales propios aportados por los socios.